A unos días del cierre del 2020 es inevitable, y de hecho necesario, hacer un balance de las cosas buenas y las malas, las pérdidas y ¿por qué no?, también las ganancias, que quizás pocas, pero también las tuvimos, de los amigos que no sabíamos que teníamos y de los que pensábamos tener, pero que nunca fueron.

El 2020 es un año que será recordado por toda la humanidad. El como lo recuerdes tu, dependerá de lo que tu hagas con todo aquello ocurrido en este periodo de tiempo.

Si bien el 2020 puede ser recordado como el año que el coronavirus llegó a todos los rincones del planeta, como el año en que nuestras vidas cambiaron a un rumbo no planeado, el año de la mayor pérdida de empleos a nivel mundial, como el peor año para el cambio climático…

También será recordado como, el año en que nos dimos cuenta de lo poco que necesitamos para poder estar bien, el año en que descubrimos que la salud y la familia son mucho más valiosos que todo el dinero del mundo, como el año en el que enfrentamos nuestros miedos y no nos quedamos parados…

Y la pregunta necesaria: ¿dónde quieres estar en el 2021?

Es momento de asimilar el aprendizaje y convertirlo en una brújula que nos indique el camino hacia un 2021de objetivos y metas logradas.

Y ya que sabemos que somos los únicos responsables de la vida que tenemos, del destino que lleva nuestra vida, debemos de actuar en consecuencia.

El futuro comienza hoy, no mañana.

Contáctanos para una asesoría y conocer sobre nuestros talleres, o bien para acompañarte en este maravillo proceso de la Construcción de Futuro.

También te puede interesar

Suscribite a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *